Héctor “¡No me ayudes compadre!”